Las problemáticas en torno a la desvinculación educativa

Las problemáticas en torno a la desvinculación educativa

¿Quién se vincula con quién?

Si bien existe un esfuerzo considerable del gobierno por atender la desvinculación educativa y su distribución en el territorio nacional, de los 57 programas en funcionamiento, 23 son selectivos del territorio en el que se trabaja y más de la mitad de los selectivos, no considera dónde se ubica la problemática o la mayor población en condición de vulnerabilidad.

A partir de interrogantes acerca de la distribución de los programas evocados a revertir la desvinculación educativa, Verónica Figueroa tomó en cuenta el Observatorio Social de Mides y clarificó las razones de distribución de los programas.

A fin de interpelar al sistema, Figueroa partió de una hipótesis: “Si podemos identificar que el problema de desvinculación educativa se distribuye de manera desigual en el territorio, programas que no reconozcan esa distribución territorial pueden no visionar y subestimar el impacto de su capacidad de disminuir o acrecentar las desigualdades territoriales”.

Aquellos estudiantes con tendencia a repetir años son más asiduos a la desvinculación. A través del indicador de “promovidos y no promovidos” del Monitor Educativo de Secundaria del año 2012, los departamentos con más desvinculación son Canelones, Treinta y Tres, Montevideo, San José, Rivera y Durazno. Superan un 30 por ciento de desvinculación para Ciclo Básico de Secundaria.

Luego de revisar los documentos fundacionales y contraponerlos con el censo de población y vivienda del año 2011, muchos de los programas que el sistema presenta no tienen un programa de diseño y no declaran las políticas que se implementan para revertir la situación de desvinculamiento.

Gran parte de estos programas fueron creados a partir del año 2005 y relacionan gestores como ANEP, MIDES, MEC, INAU y Udelar. Los programas intentan hacer volver al sistema a gente que ya no quiere estudiar o que se desvinculó hace tiempo del sistema educativo.

La problemática se evoca en la funcionalidad de los programas y su implementación. Más de la mitad son selectivos en el territorio donde funcionan, sin admitir un argumento del porqué de la selección del espacio. Únicamente 8 programas de un total de 57 declaran desde su inicio la división territorial y su asociación a la desvinculación por abolir.

Sofía Sánchez