Militancia, vocación y política

Militancia, vocación y política

El “tipo ideal” de Weber es un concepto que se delimita en la repetición de acciones en la sociedad o, en otras palabras, aquello que puede escatimarlas. En la política como profesión se establecen dos tipos: aquellos que viven de la política y los que viven para la política. Esta diferenciación la tomó Mathias Llabrés para estudiar la profesión política en los jóvenes militantes.

En su estudio de grado estableció aquellas motivaciones, formas de ingreso, concepciones sobre la carrera política, que definen a los militantes de menos de 30 años del Partido Nacional(PN), el Partido Colorado (PC) y el Frente Amplio (FA). Fueron entrevistados poco más de 20 militantes. Sin embargo, Llabrés precisó que los entrevistados eran militantes “acérrimos”, aquellos que no sólo “militan en épocas de elecciones”.

De las formas de ingreso el investigador definió tres: por medio de la familia, amigos o militancia estudiantil. En promedio, los partidos tradicionales exhiben mayor incidencia en el ingreso por medio de la familia, mientras que los militantes de FA ingresaron más por amigos o por la militancia estudiantil previa. Llabres señaló que “los que ingresan por medio de amigos, según la mayoría de los entrevistados, abandonan rápidamente”. Lo que explicó como consecuencia de la presión que ocasiona “la dinámica de los militancia”.

Otra de las aristas de la investigación fue el concepto de “colectivo”. Los entrevistados detectaron un consenso: el colectivo es algo que trasciende al militante. Llabrés calificó este sentimiento colectivo como el lado más “pasional” de la militancia. El consenso, por otra parte, no se dio en la vinculación con dicho colectivo. En el PC y el PN, el partido o el colectivo, se define como “aquello que debe ser cambiado para cambiar la sociedad”. Por otra parte los militantes del FA ven al colectivo como una herramienta “para cambiar directamente la sociedad”, sin detenerse en “cambios internos”.

Algunas diferencias desembocaron en cómo los militantes de los partidos tradicionales (PC y PN) se sirven de la militancia para las carreras políticas, mientras que los militantes del FA la conciben como una actividad permanente sin muchos cambios. “Los militantes del Partido Nacional se ven dentro de unos años en un cargo político, mientras que los militantes del Frente Amplio, se ven militando de la misma forma o contestan ´voy a estar donde el partido me diga que esté´”, concluyó el investigador. A pesar de ello los militantes contestaron de forma similar al comparar la militancia con una “adicción de la cual es difícil salir”.

 

Nadia Amesti