Cifras que emergen de la aplicación de la ley de interrupción del embarazo

Cifras que emergen de la aplicación de la ley de interrupción del embarazo

La investigación de Zuleika Ferre, Ignacio Anton y Patricia Triunfo, De interrupcio presentada en las Jornadas de Investigación, trató sobre algunas de las consecuencias que trajo la “Ley de interrupción voluntaria del embarazo” en el Uruguay. El estudio se enfocó en las 15 policlínicas de Montevideo donde se dan el 90% de los nacimientos montevideanos y el 50% de los nacimientos del país entero. Los resultados mostraron dos aristas de la temática: se redujo un 8% la cantidad de embarazos no planificados y se percibió una mejora en la calidad de los nacimientos, ante el aumento de embarazos planificados.

En el año 2013 la cantidad de abortos realizados fue de 6.676 y en el 2014 unos 8.500, lo que según Triunfo, una de las investigadoras, establece una gran diferencia con los datos estimados antes de la legalidad: 33.000 abortos anuales. Actualmente, el 19% de los abortos son realizados por menores de 19 años. Por otra parte, los investigadores propusieron cierta incidencia de estas cifras en el total de no embarazos planeados. En el 2003, según la investigadora Triunfo, la UNFPA arrojó resultados esclarecedores: el 45% de los embarazos en el Uruguay no eran planificados. A su vez, la cifra aumenta a un 66%, si los datos se concentran en los embarazos ocurridos por debajo de los 19 años.

A pesar de estos datos, los investigadores se enfocaron en los resultados de las pruebas Sistema Informático Perinatal (PIB). El PIB se basa en un cuestionario realizado por ginecólogos donde, entre otras cuestiones, se data sobre la planificación del embarazo. “Estas pruebas son bastante fieles. Debido a que las familias no mienten al médico que trata el embarazo”, sostuvo Triunfo. A partir de estas pruebas, se estudiaron los nacimientos ocurridos nueve meses antes de la despenalización del aborto en el 2012, y nueve meses después.

Sin embargo, la reducción del 8% alcanzada en la cantidad de embarazos no planificados es en su mayoría de mujeres de 20 a 34 años con primaria completa. Las mujeres embarazadas de esa edad representan un 11% en la caída de la fecundidad. “Los embarazos planificados prevén una mayor calidad en el nacimiento. Dado a que se realizan controles en el primer trimestre”, concluyó Triunfo.

 

Nadia Amesti