Jóvenes con derechos y responsabilidades

Jóvenes con derechos y responsabilidades

Infracción adolescente y sus penas en Uruguay: supuestos y acciones del sistema penal juvenil

nota-no-a-la-baja

En el segundo día de las Jornadas de Investigación de la Facultad de Ciencias Sociales expusieron sus investigaciones Carolina González, Laura López, Raquel Galeotti y Fernando Leguizamón. Las investigadoras González y López presentaron los resultados de un trabajo realizado en conjunto con los docentes Daniel Fessler, Clarisa Flous, Pablo Martinis, Sandra Leopold y Luis Eduardo Morás. El trabajo fue denominado “Encuentros y Desencuentros. El Debate Social sobre la Infracción Adolescente en Uruguay”. González remarcó que esta investigación se basó en el concepto de responsabilidad penal individual de los adolescentes en un momento en que se está discutiendo bajar la de edad de imputabilidad y un endurecimiento de las penas para los jóvenes. La investigadora explicó que el tema tuvo un abordaje histórico y sociológico. En referencia el histórico, expresó que “se critica un pasado idealizado carente de conflicto, de instituciones que lograban todo lo que querían y no generaban crítica respecto a la responsabilidad adolescente”. En tanto, el sociológico se refiere a la crisis del sistema penal juvenil que no permite abordar la problemática de la responsabilidad del sistema policial al judicial y viceversa trasladando la idea que “nada funciona”.

Las mujeres más que los varones
Raquel Galeotti presentó algunos de los resultados de su tesis de maestría denominada “Adolescentes infractoras. Discursos y prácticas del sistema penal juvenil”. La investigación obtuvo distintos resultados, uno de ellos fue que la infracción adolescente impacta más en mujeres que en varones, es decir que “en las mujeres todo es más, más agresividad, se revelan más y faltan el respeto más” lo que implica que es más complicado trabajar con adolescentes mujeres que con varones, indicó Galeotti.
Como conclusión, la investigadora planteó la dificultad que existe en el sistema penal para construir el concepto de responsabilidad y qué significa ese concepto, remarcando que en este aspecto hay aún “muchos puntos ciegos” y que se está en un retroceso de muchos avances que han existido en este ámbito de la responsabilidad juvenil.

144X
Por su parte, Fernando Leguizamón presentó su tesis denominada “La Ley Penal en conflictos con los adolescentes ¿Respuestas simples para un escenario complejo?”. Bajo el código 144X explicó sus resultados. El número “uno” hace referencia al contexto del sistema capitalista. El “cuatro” se refiere a los procesos históricos que se sucedieron para llegar al escenario actual, el otro “cuatro” a escenarios de tensión y la letra “equis” a distintas propuestas para avanzar en este ámbito.

En referencia a los procesos históricos planteó “cuatros”: la ley como proceso de construcción histórica es una de las expresiones del control social, los antecedentes de criminalidad en la pobreza haciendo referencia a las políticas de Estado referidas a este sector de la población, la cuestión criminal donde aparece el discurso respecto al aumento de las penas y la tendencia orientada a la peligrosidad, una postura arraigada a creer que los jóvenes de cierto estereotipo son los peligrosos.
Los escenarios de tensión son cuatro. El sociopolítico, donde se plantea si “la responsabilidad penal de los adolescentes es un problema o una solución”. El de las tradiciones criminológicas insostenibles en el tiempo. El escenario teórico metodológico, donde se plantean las doctrinas de poder integrar nuevamente o no a los adolescentes a la sociedad, tomando en cuenta al adolescente y “su novedad”. Finalmente, la rama epistemológica y hermenéutica, que hace referencia a la mirada policial. En este caso el sociólogo planteó que “no es lo mismo que a un infractor lo vaya a buscar a su casa la policía que un asistente social, la reacción del joven cambia”.
En su exposición propuso algunas variables esenciales en este ámbito: “rigor metodológico”, “plasticidad artesanal”, es decir, tener en cuenta que el infractor es un adolescente, saber cómo tratarlo, buscar medidas alternativas para los jóvenes que cometen infracciones, apertura a la novedad en referencia a que a los adultos les cuesta entender a los jóvenes y apostar a lo vincular a la relación con el joven “el adolescente es parte de una familia, de un barrio aunque sea por un segundo se relaciona con nosotros”.
Esta mesa fue moderada por el equipo de la Comisión Contra La Baja de la Edad de Imputabilidad de la Facultad de Ciencias Sociales.

Patricia Muniz.